Higiene del perro y cuidados básicos

higiene baño perro

A la hora de tener un perro en nuestro hogar, hay que seguir una serie de pautas para que nuestra mascota tenga una vida sana y agradable. Existen varios cuidados a los que debemos dedicarle su tiempo e importancia. Muchos de nosotros, creemos que, con una buena alimentación y cariño, es suficiente para que nuestro amigo esté sano, sin embargo, no hay que olvidar que también es fundamental mantener un cuidado e higiene adecuados en el perro.

Para ello, podemos destacar tres ámbitos importantes en los que hay que centrase a la hora de la higiene, tales como: el baño y cepillado, el cuidado dental y la higiene de las orejas.

BAÑO Y CEPILLADO

El baño es una de las rutinas más habituales a la hora de cuidar a nuestra mascota. Es cierto que hay que bañarlos habitualmente, por ejemplo, una vez al mes. El proceso del baño no conlleva mucha complicación, únicamente habría que utilizar un champú adecuado para perros, utilizando agua no muy caliente, de esta manera evitaremos la suciedad y los malos olores de nuestro perro, además de prevenir enfermedades cutáneas.

Una vez aseado, es importante cepillar a nuestra mascota para retirarle el pelo muerto. Además, es aconsejable mantener una rutina diaria con el cepillado en vez de realizarlo una vez por semana o de manera mensual.

CUIDADO DENTAL

La higiene dental del perro es muy parecida a la de los humanos. Hay que tener en cuenta los siguientes aspectos: una dieta adecuada, un cepillado regular y revisiones al veterinario en ciertas ocasiones que nos ayuden a detectar problemas con anterioridad en la salud bucal de nuestro perro. El cepillado debe hacerse con un cepillo adecuado y una pasta de dientes especial para perros. Esta rutina debería realizarse desde que el animal es un cachorro para que le sea más sencillo acostumbrarse a este hábito.

Como ayuda al cepillado, existen también galletas y golosinas que pueden ser muy beneficiosos como complementos para la salud del perro.

Igualmente debería realizarse cada cierto tiempo, una limpieza bucal a fondo para eliminar el sarro y evitar enfermedades, que, en este caso, tendríamos que consultar con nuestro veterinario, ya que es una práctica que requiere anestesia.

HIGIENE DE OREJAS

El cuidado de las orejas en el perro es algo bastante sencillo que deberíamos realizar semanalmente. Para ello usaremos una gasa limpia en lugar de bastoncillos de algodón que únicamente podrían dañarle el conducto. Para realizarlo, tendríamos que introducir la gasa mínimamente en el oído para poder retirarle la suciedad acumulada y el cerumen. En el caso de que se rasque bastante las orejas, mueva la cabeza hacia un lado o le supure el oído, habríamos de llevarle al veterinario ya que podrían ser síntomas de alguna infección.

Si te gustan los animales y cuidarlos es tu pasión, no dudes en apuntarte a nuestros cursos de formación para obtener tu curso de atención clínica profesional de animales de compañía.

FacebookTwitterGoogle+EmailCompartir