Desarrollo de las habilidades de comunicación y lenguaje

dog-1212400_1280

¿Qué nos dirían nuestras mascotas si pudieran hablar? Muchos hemos pensado en cómo podemos comunicarnos con nuestros perros o gatos. Sería muy beneficioso, tanto para ellos como para nosotros, poder saber qué demandan con cada ladrido o movimiento de cola. Por eso durante este post, vamos a abordar las habilidades de comunicación de nuestras mascotas y cómo comprender qué están pidiendo en cada momento.

Conocemos muchas fases y estados de ánimo de nuestras mascotas: aburrimiento, sueño, hambre, enfado, miedo, cariño, etc. pero, ¿Sabríamos reconocer todas las señales que nos mandan?

En primer lugar, debemos comprender cómo funciona el lenguaje de las mascotas. Para comunicarse, intervienen cuatro elementos: cerebro, cola, cuerpo, frecuencia cardiaca y ladrido. ¿Qué relación hay entre ellos?

El proceso comienza con el olfato o ladrido. Por ejemplo, al percibir un olor, se produce una activación cerebral determinada que manda una orden a la cola y ordena un movimiento corporal que hace cambiar la frecuencia cardíaca. Por lo tanto, podemos decir que el lenguaje de las mascotas es la expresión corporal. Asimismo, esta expresión corporal puede estar acompañada de sonidos o jadeos que harán una mejor comprensión de la comunicación entre mascota y dueño.

Lenguaje de las mascotas

Relajado

El animal se encuentra en una postura y las orejas están erguida mientras la cola se mueve de forma suave. Los labios se encuentran cerrados y las pupilas de los ojos son muy pequeñas.

Miedo

Observamos un postura encogida y la cola se encuentra encogida entre las piernas. Las orejas están echadas hacia atrás y los ojos muy abiertos.  La boca está abierta porque este estado puede producir jadeo. En ocasiones, el miedo también puede producir agresividad. Es importante saber diferenciar una conducta agresiva provocada por miedo o por rabia ya que la forma de tratar la agresividad es muy distinta.

Enfado

En este caso, los gatos suelen mostrar más este sentimiento que los perros. Puede identificarse si se ha observado a la mascota más alejada o con conductas defensivas hacia el dueño.

Enfermedad o malestar

Esta es una de las situaciones en las que más nos gustaría poder hablar con nuestra mascota. Uno de los síntomas es la pérdida del apetito. Si observas que tu mascota lleva varios días sin probar su comida, puede ser un síntoma de alguna dolencia interna o malestar.

Tomar mucha agua, orinar de forma frecuente, cojear o se levantarse de forma muy lenta son otros síntomas alarmantes a tener en cuenta.

No olvidemos que esta comunicación corporal, en ocasiones, va acompaña de sonidos. Estos sonidos también tienen algo que decirnos:

Ladridos

El objetivo es llamar la atención, ya sea del dueño o de otro animal cerca. Cuando un perro está feliz, el ladrido será agudo, sin embargo, los ladridos graves indican miedo o desconfianza.

Gruñidos

Los perros gruñen cuando se sienten amenazados o siente que sus pertenencias también están amenazadas.

Aullidos

El aullido trata de localizar a alguien, normalmente al dueño, pero también puede ser utilizado para saber la ubicación de otro perro.

Gemidos

Este sonido se utiliza para comunicar algún dolor o malestar

Gimoteo

Cuando necesitan tu atención para conseguir algo.

 

En definitiva, observar a tu mascota y pasar tiempo con ella es la mejor forma de conocerla y poder llegar a una rápida comunicación. No olvides sacar a pasear a tus amigos hacer ejercicios ya que esto favorece un buen comportamiento, que, junto con la sociabilización,  atenúan los posibles problemas de agresividad o depresión.

FacebookTwitterGoogle+EmailCompartir